Y los que han recibido la semilla sobre la tierra buena
son aquellos que oyen la palabra, la reciben y dan fruto. (Mc 4, 20)

Durante el presente curso realizaremos un proyecto ecológico. Efectuaremos varias investigaciones para descubrir qué composición debe tener la tierra para que nuestras semillas puedan desarrollar raíces fuertes y sanas. Averiguaremos qué tipo de semilla será la idónea para nuestro proyecto. Estudiaremos el tipo de alimento que necesita la semilla para que pueda crecer hacia lo alto. Veremos de qué forma podremos realizar los cuidados pertinentes para su crecimiento. Y, una vez preparado todo, realizaremos la siembra y comenzaremos el proceso. Finalmente estudiaremos los frutos obtenidos.

La creatividad será el motor de la pastoral durante todo el curso. Realizaremos un laboratorio de pastoral, donde prepararemos la tierra con nuestras fortalezas y debilidades. Evaluaremos qué semillas, qué sueños son los que queremos plantar. Para ello volveremos la mirada hacia lo alto, hacia Dios, para que deje caer sobre nuestras manos aquella semilla que seguro dará buenos frutos. Iremos a por el agua tranquila de la paz para regar nuestros sueños, conocedores de que en la guerra y las disputas nunca crece nada. Cuidaremos los tallos y las raíces siempre haciendo el bien. Saldremos a reforestar alguna zona de nuestra tierra con nuestras plantas cargadas de valores humanos, cristianos y franciscanos. Finalmente descubriremos el mayor fruto que podemos ofrecernos los unos a los otros: el amor y la felicidad.